Museos que albergan la historia del Bajío
abril 11, 2016
Ilumínate con las luminarias de Valle de Santiago
abril 25, 2016

aged wine

Para que un vino alcance un sabor y aroma singular y de calidad, se deben conjugar factores como la acidez del suelo, el tipo de uva, el clima, la temperatura, el método usado para cultivar la uva, la crianza, entre otros.

copashttp-::www.swinfenhallhotel.co.uk:4-seasons:wp-content:uploads:2014:06:o-wine-facebook.jpg

Pero el proceso del vino no termina con el embotellado, de hecho, éste debe realizarse con tal precisión que el carácter y limpieza estén garantizados aún con el paso de los años. En la etapa de envejecimiento algunos factores naturales se encargan de alterar el aroma, sabor y color del vino, sin la intervención del enólogo, algunos de ellos son:

 

Oxidación

botellashttp-::depsfinewine.com:wp-content:uploads:wine-bottle-sizes-4

El oxígeno es un elemento importante en todos los procesos de producción vinícola pues determina el éxito de una cosecha y modifica naturalmente la estructura química de los componentes del vino, exaltando su sabor o contaminándolo y causando la pérdida de color, sabor y aroma propios de la cosecha o el proceso.

 Incluso, ya en botella la ausencia de oxígeno también influye, pues si la tapa es de corcho se filtrarán cantidades ínfimas de gases a través de ella y los elementos del vino reaccionarán entre sí debido a su ausencia.

Para percibir la oxidación del vino basta con mirar el cambio de coloración y probar su sabor: los vinos rojos adquieren un tono café-anaranjado y pierden frescura, mientras que los blancos se tornan dorados, ámbar y marrones y su sabor será débil.

 

TCA

corchohttps-::gastronoming.files.wordpress.com:2013:04:descorchador-y-corchos.jpg

Popularmente conocida como TCA, el 2,4,6-tricloroanisol es la molécula responsable del sabor y olor a corcho de un vino, y causada por los triclorofenoles (que son resultado del enlace de los fenoles del corcho con moléculas de cloro presentes en el aire). Algunos escenarios para el vino sea afectado por estas moléculas son: reposar la botella en un ambiente húmedo y dejar que sufra un ataque de hongos o bien, el corcho no fue elaborado bajo estrictas normas industriales que eliminaran el TCA del compuesto.

 

Rayos ultravioleta

Una de las tantas razones por las que las botellas de vino son de color verde es por la luz solar, particularmente para evitar que los rayos ultravioletas oxiden los taninos del vino y éste tenga un sabor a fruta seca o hierbas.

 

Estos tres factores son sólo algunos de los que alteran el sabor del vino, por eso su producción es delicada porque requiere experiencia, paciencia y pasión para lograr un sabor y un aroma dignos del paladar de un enófilo, sin que el enólogo intervenga.

 

En Viñedo San Miguel te invitamos a disfrutar una copa de vino producido en tu viñedo.