Explora la Ruta Capillas de Indios
octubre 18, 2016
Agenda noviembre 2016
octubre 31, 2016

Revive una tarde de vendimia con Goya

El vino es un elixir causante de alegrías desbordantes, escenas inspiradoras y deleites campestres que diferentes artistas han apreciado y plasmado en sus obras. Uno de esos artistas fue Francisco de Goya, quien no pudo resistirse a los encantos del mundo del vino.

En sus primeros años como pintor, Goya encontró la poesía y la belleza en una tarde de vendimia y las plasmó en su obra “La vendimia” o “El otoño”, en 1787. La pintura se distingue por el singular ambiente iluminado, suave y contrastante y sus figuras populares y aristócratas, maduras e infantiles, características que se verían pocas veces en otras obras de Goya.

goya-vendimia-1

La escena está compuesta por un joven majo vestido de amarillo que le ofrece un racimo de uvas a una elegante dama de negro, mientras un refinado niño trata de alcanzar los frutos. Atrás de ellos se encuentra una mujer de pie sosteniendo una cesta de uvas en su cabeza; al fondo, un grupo de recolectores trabajan concentrados aunque uno del grupo más cercano levanta su cabeza para mirar la escena.

“La vendimia” es una obra que evoca calma, sosiego y felicidad para el espectador debido al ambiente vaporoso creado por la conjugación de colores, iluminación y espacios. La luz natural y suave ilumina las ropas de los protagonistas; los tonos delicados, especialmente amarillos y ocres, predominan en el primer plano, mientras que los tonos fríos equilibran la composición posterior; además, la proximidad espacial de las figuras hace que la escena resulte próxima al espectador.

goya-vendimia-4

Pese al uso de pinceladas sueltas y rápidas, la maestría de Goya queda de manifiesto en la delicadeza y detalle de los trajes, como los botones y bordados en cuellos y puños. Aunque usó recursos del neoclasicismo (como el esquema piramidal), muy apreciados en la época, Goya se atrevió a incorporar nuevas influencias en algunos detalles de “La vendimia”, (por ejemplo, el niño que está de espaldas al espectador y la distribución espacial de los planos) hecho que encontró voces incómodas, mismas que no afectaron al artista.

goya-vendimia-2

Inspirado por situaciones cotidianas y populares, Goya pintaba cartones que servirían como modelos para los tapices que serían elaborados en la Real Fábrica de Santa Bárbara. Una vez terminados, los tejidos se colocaban en las habitaciones reales, mientras que los cartones (considerados de escaso valor) se almacenaban sin mucho esmero.

goya-vendimia-5

“La vendimia” formaba parte de un encargo de trece tapices con el tema de las Cuatro Estaciones y otras escenas campestres, nombrados como “Pinturas de asuntos jocosos y agradables”, que serían colocados en el comedor de los Príncipes de Asturias (Carlos IV y María Luisa de Parma, en ese momento) en el Palacio del Pardo. Sin embargo, debido a la muerte de Carlos III, en 1788, los tapices no pudieron ser colocados en el palacio debido a que éste fue abandonado por la familia real.

goya-vendimia

Los cartones de Goya fueron almacenados en la Real Fábrica de San Bárbara y trasladados en 1858 al Palacio Real, donde permanecieron ocultos hasta 1870, donde el periodista e historiador Gregorio Cruzada Villaamil los encontró y catalogó. Poco después se descubrió que seis cartones habían sido robados, y se ordenó el traslado del resto, entre ellos “La vendimia”, al Museo del Prado, donde actualmente se encuentran. De las piezas robadas sólo se lograron recuperar tres y el resto se encuentra fuera de España.

En Viñedo San Miguel te invitamos a encontrar la poesía en un atardecer mientras degustas una copa de vino.